Abdominoplastia

La abdominoplastia es la intervención quirúrgica encaminada a recuperar la estética del abdomen y la funcionalidad de la pared abdominal. 


Existen dos tipos de pacientes que acuden a nuestra consulta para solicitarnos este tipo de intervención quirúrgica

Pacientes con pérdida de peso severa

Representa un grupo cada vez más frecuente de pacientes. Son personas que ya sea a través de dieta y ejercicio o tras la realización de cirugía bariátrica (cirugía para tratamiento de la obesidad) han conseguido una reducción de peso muy significativa.  

Aunque estos pacientes suelen presentar cierta debilidad de la pared abdominal el elemento que domina su situación clínica es la flaccidez cutánea, por lo que la extirpación de la piel será el paso más importante en este tipo de pacientes. 

Técnica quirúrgica: abdominoplastia en ancla

En estos casos el objetivo de esta cirugía es solucionar la flaccidez cutánea, no precisando en algunas ocasiones reparación de la pared abdominal. Realizaremos una incisión horizontal de localización un poco más alta que la que se realiza en el caso de las mujeres.

Aunque el marcaje preoperatorio es muy importante en los pacientes que se someten a cirugía estética, en estos pacientes es esencial para obtener un buen resultado.  

En casos de pérdidas ponderales muy severas con una presencia de flaccidez extrema realizaremos una abdominoplastia en ancla:

Diseñaremos la extirpación cutánea en forma de ancla, lo cual nos permitirá extirpar piel no solo en sentido longitudinal del abdomen sino también en sentido transversal  para conseguir una remodelación cutánea mejor que si solo hiciéramos la extirpación cutánea convencional. 

En estos casos, iniciaremos la intervención quirúrgica mediante la extirpación cutánea del excedente de piel del paciente: ésta es la razón por la que es tan importante el marcaje preoperatorio. En estos casos el despegamiento de la pared abdominal es mínimo  

Continuamos volviendo a colocar los músculos rectos abdominales en el lugar que les corresponde: para ello los suturamos (los cosemos) habitualmente con dos capas de puntos para dar consistencia a la pared abdominal.  

Colocaremos un par de drenajes y cerraremos todas las cicatrices con suturas intradérmicas (internas) para que la cicatriz sea lo menos perceptible posible. Colocaremos una faja dada por finalizada la intervención quirúrgica.    

CASO 1

PRE – POST

Pacientes con abombamiento abdominal

Con abombamiento abdominal está ocasionado no solo por la pérdida de consistencia de la pared abdominal sin también por la presencia de grasa en el tejido celular subcutáneo, es decir entre la piel y la pared abdominal. En este tipo de pacientes es muy importante hacer un diagnóstico correcto ya que si el abombamiento abdominal se produce a expensas de grasa intraabdominal (por debajo de la pared abdominal) el resultado de la cirugía será muy decepcionante no estando indicada esta cirugía en este tipo de pacientes, requiriendo para su mejoría la pérdida de peso. 

Técnica quirúrgica: lipoabdominoplastia

El objetivo en estos pacientes suele ser doble: recuperar el tono de la pared abdominal y disminuir la cantidad de grasa subcutánea. En este casos, iniciaremos la intervención quirúrgica mediante la realización de una lipoescultura: vamos a hacer una aspiración de grasa del tejido celular subcutáneo de la región abdominal y muy frecuentemente de los flancos. Esta liposucción debe ser en general de la grasa profunda y realizada con cuidado para evitar complicaciones de vascularización de la piel.  

Una vez finalizada la parte de la liposucción iniciaremos la abdominoplastia:  

hacemos la incisión habitualmente por encima del límite del vello púbico. Aunque suele ser una cicatriz relativamente larga la situamos de tal manera que puede ser cubierta por la ropa interior. Cuanto más larga sea la cicatriz mayor será la cantidad de piel que podemos extirpar. 

Continuamos realizando el despegamiento de la pared abdominal hasta llegar al ombligo. Cuando llegamos al mismo haremos otra incisión en el ombligo y lo dejaremos en la posición que tiene. Progresamos en el despegamiento de la pared abdominal hasta llegar a la apófisis xifoides, que es el final del esternón donde finaliza el despegamiento cutáneo.  

El siguiente paso consistirá en volver a colocar los músculos rectos abdominales en el lugar que les corresponde: para ello los suturamos (los cosemos) habitualmente con dos capas de puntos para dar consistencia a la pared abdominal.  

A continuación, estimamos la cantidad de piel que sobra y procedemos a su extirpación. Calculamos la localización del ombligo en la nueva pared abdominal y hacemos una pequeña incisión a través de la cual avocaremos el ombligo.  

Colocaremos un par de drenajes y cerraremos todas las cicatrices con suturas intradérmicas (internas) para que la cicatriz sea lo menos perceptible posible. Colocaremos una faja dada por finalizada la intervención quirúrgica.  

¿Cómo será todo el proceso?

Primera consulta

En la primera consulta te realizamos una historia médica completa, recogiendo tus antecedentes médicos y quirúgicos de interés. Te realizaremos una exploración física en la que determinaremos cual es tu principal problema: diástasis de rectos, acúmulos de grasa subcutánea o flaccidez cutánea. En función de esta exploración te indicaremos y consensuaremos la técnica quirúrgica más adecuada para tu caso. Decidiremos el tipo y localización de las cicatrices. 

Consulta preoperatoria 

En la consulta preoperatoria revisamos el estudio preoperatorio (analítica, electro…),  

Realizaremos fotografías preoperatorias que nos serán de gran utilidad para planificar la cirugía y consultarlas si es necesario durante la cirugía. 

El día de la cirugía 

Acudirás al hospital a la hora indicada en ayunas. Te ducharás antes de acudir al hospital y habrás tomado la medicación preanestésica, la noche previa a la cirugía y el mismo día que te ayudará a disminuir la ansiedad preoperatoria y a mejorar el despertar. 

Esta intervención la solemos realizar con anestesia general aunque también se puede realizar con anestesia epidural. 

 Tras la cirugía te colocaremos una faja compresiva y pasarás a la unidad de reanimación donde permanecerás habitualmente unos 45 minutos tras la finalización de la cirugía y posteriormente te llevarán a tu habitación 

Habitualmente estarás ingresado en el hospital hasta la mañana siguiente.  

Primer día postoperatorio 

Al día siguiente de la cirugía te realizaremos la primera cura:  te retiraremos parcialmente la faja, te curaremos las incisiones y te volveremos a colocar la faja que deberás utilizarla durante el primer mes. Habitualmente os mandamos a vuestro domicilio con los drenajes, procediendo a retirarlos en la primera semana del postoperatorio. Te recomendamos que andes todo lo que te permita tu estado general y podrás reincorporarte a tus actividades habituales a las dos semanas de la cirugía. 

Realizamos revisiones en las semanas siguientes; posteriormente a los 2,4 y 6 meses en el momento que haremos las fotos postoperatorias y te daremos el alta definitiva.  

Conclusiones 

La abdominoplastia intervención quirúrgica que repara la pared abdominal, extirpa el exceso de piel abdominal y elimina los acúmulos de grasa (lipoabdominoplastia). Es una técnica muy segura con una tasa de complicaciones muy baja y una amplia experiencia. Es una cirugía con un elevado índice de satisfacción cuyo único “pero” puede ser que en ocasiones se requieren cicatrices más largas de lo que desearíamos tanto los cirujanos como las pacientes. En general el confort adquirido y la mejoría estética es tan grande que compensa con creces las cicatrices.  


¿Te sientes identificado? Queremos ayudarte 


Consulta virtual o telemática, no presencialConsulta presencial en el Hospital QuirónConsulta presencial en el Instituto Médico Láser


No quiero que almacenéis mis datos.

  1. Responsable de los datos: Dr. Ignacio Sanz
  2. Finalidad de los datos: Responder al formulario.
  3. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Arsys
  4. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.