Mamoplastia de reducción

La reducción mamaria o mamoplastia de reducción es la intervención quirúrgica encaminada a disminuir el tamaño mamario para conseguir la armonía entre esta región anatómica y el resto del cuerpo de la mujer. Además reposiciona las mamas que presentan distintos grados de ptosis (caída) como consecuencia del peso de las mismas, del paso del tiempo y de los cambios postgestacionales. 


Para muchas pacientes, la mamoplastia de reducción les ofrece la posibilidad de resolver no sólo sus problemas estéticos sino también la gran cantidad de problemas funcionales que les ocasionan: dolor de espalda y hombros, dermatitis irritativas en la zona del surco submamario. 

Perfiles de pacientes

Existen tres tipos de pacientes que acuden a nuestra consulta para solicitarnos este tipo de intervención quirúrgica.

Pacientes adolescentes

Son pacientes entre los 13 y 16 años que presentan un crecimiento de sus mamas masivo y desproporcionado en comparación con el resto de su cuerpo. Este cambio puede tener efectos muy negativos sobre la percepción de la imagen corporal de las adolescentes así como pérdida de su autoconfianza. Además suelen ser motivo de comentarios irónicos por parte de sus compañeros, tiene dificultad para encontrar ropa adecuada y las actividades deportivas se ven dificultadas. 

En estos casos está indicado realizar una mamoplastia de reducción, informando a la paciente de la posible necesidad de realizar una segunda corrección ya que cuando estas paciente acuden a nuestra consulta el tamaño mamario que presentan puede no ser el definitivo. Muchas pacientes (y sus padres) aceptan el riesgo de cirugía adicional antes que vivir unos años más con unas mamas claramente desproporcionadas.  

Mujeres posgestacionales 

Las mujeres tras ser madres presentan mayor grado de ptosis (caída) y aplanamiento del polo superior. Habitualmente estas pacientes presentaban mamas grandes antes del embarazo pero con un polo superior lleno y escasa ptosis mamaria. La mayoría no desea una reducción importante pero si quieren que las mamas se parezcan al aspecto que presentaban antes de los embarazos. 

Mujeres posmenopáusicas

Las pacientes que solicitan una mamoplastia de reducción tras la menopausia presentan síntomas relacionados con el sobrepeso de sus mamas a lo largo del tiempo: hundimiento en la zona del tirante del sujetador que puede provocar molestias en los brazos e irritación cutánea en la zona del surco submamario por contacto de piel con piel… Estas mujeres manifiestan estar cansadas del peso y de las limitaciones físicas que le han provocado el tamaño excesivo de sus mamas. Desean, en general, grandes reducciones que les posibilite no precisar sujetador. 

Técnicas quirúrgicas 

Existe gran cantidad de técnicas y patrones de reducción mamaria. En general podemos decir que cuanto mayor es la reducción que se va a llevar a cabo, mayores serán las cicatrices necesarias. Globalmente podemos resumirlas en tres grupos

Cicatriz periareolar

Consiste en realizar la reducción mamaria a través de una única cicatriz alrededor de la areola. Aunque es un abordaje adecuado para realizar mastopexias (ascensos de las mamas), tan sólo está indicada en reducciones de muy pequeño volumen. 

Imagen que contiene ropa  Descripción generada automáticamente
Cicatriz vertical

Consiste en realizar una cicatriz alrededor de la areola que se prolonga con una cicatriz vertical por la mitad de la mama. Se consiguen realizar mamoplastias de reducción de volumen intermedio. Tiene la ventaja que las cicatrices suelen ser de muy buena calidad  

Cicatriz en T invertida

Si la mama está muy caída o es muy grande es necesario añadir a las cicatrices descritas en la técnica de cicatriz vertical una horizontal a la altura del surco submamario. Suele ser la cicatriz de peor calidad pero es la cicatriz que queda más oculta. De cualquier manera las cicatrices son solo visibles cuando se desnuda la paciente quedando cubiertas por la ropa interior o de baño, ya que no se realizan cicatrices en el área del escote. 

Imagen que contiene ropa  Descripción generada automáticamente

¿Cómo será todo el proceso?

Primera consulta

En la primera consulta te realizamos una historia médica completa, recogiendo tus antecedentes médicos y quirúgicos de interés. Te tomamos distintas medidas de la pared torácica y determinamos la nueva altura a la que se debe colocar la areola y la técnica quirúrgica más adecuada para tu grado de ptosis (caída).

Consulta preoperatoria

En la consulta preoperatoria revisamos el estudio preoperatorio (analítica, electro…),  

Realizaremos fotografías preoperatorias que nos serán de gran utilidad para planificar la cirugía y consultarlas si es necesario durante la cirugía. 

El día de la cirugía 

Acudirás al hospital a la hora indicada en ayunas. Te ducharás antes de acudir al hospital y habrás tomado la medicación preanestésica, la noche previa a la cirugía y el mismo día de la misma que ayudará a disminuir la ansiedad preoperatoria y a mejorar el despertar. Tras la cirugía te colocaremos un vendaje ligeramente compresivo y pasarás a la unidad de reanimación donde permanecerás habitualmente unos 45 minutos tras la finalización de la cirugía y posteriormente te llevarán a tu habitación 

Habitualmente estarás ingresada en el hospital hasta la mañana siguiente.  

Primer día postoperatorio 

Al día siguiente de la cirugía te realizaremos la primera cura:  te retiraremos el vendaje, te curaremos las incisiones y te colocaremos el sujetador que vas a utilizar durante el primer mes. Habitualmente retiramos los drenajes si los hemos colocado en la cirugía. Recomendamos que te reincorpores lo antes posible a tus actividades habituales siendo la recuperación casi completa en torno a los 7 días, limitando tan solo algunos deportes. 

Realizamos revisiones en las semanas siguientes; posteriormente a los 2,4 y 6 meses en el momento que haremos las fotos postoperatorias y te daremos el alta definitiva. 

Conclusiones 

La mamoplastia de reducción es una intervención quirúrgica que reduce el volumen mamario, eleva las mamas y, si es preciso, cambia la forma de la mama. Es una técnica muy segura con una tasa de complicaciones muy baja y una amplia experiencia. Es una cirugía con un elevado índice de satisfacción cuyo único “pero” puede ser que en ocasiones se requieren cicatrices más largas de lo que desearíamos tanto los cirujanos como las pacientes. En general el confort adquirido y la mejoría estética es tan grande que compensa con creces las cicatrices.

CASO 1

PRE – POST

CASO2

PRE – POST


¿Qué te preocupa de tu aspecto? Te ayudamos


Consulta virtual o telemática, no presencialConsulta presencial en el Hospital QuirónConsulta presencial en el Instituto Médico Láser


No quiero que almacenéis mis datos.

  1. Responsable de los datos: Dr. Ignacio Sanz
  2. Finalidad de los datos: Responder al formulario.
  3. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Arsys
  4. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.