Otoplastia y Tratamiento de los Lóbulos

La otoplastia, conocida coloquialmente como tratamiento de las orejas de soplillo” es la intervención quirúrgica encaminada a modificar la forma de las orejas, consiguiendo que las orejas aparezcan más pegadas al cráneo y pasen desapercibidas cuando observamos a una persona.   


Esta deformidad puede crear problemas de inseguridad y complejos a nuestros pacientes, además de ser motivo de mofa cuando los niños se incorporan a la edad escolar. 

Perfiles de pacientes

Existen dos tipos de pacientes que acuden a nuestra consulta para solicitarnos este tipo de intervención quirúrgica: 

Niños

Existen niños que desde el nacimiento presentan pabellones auriculares muy separados del resto de la cabeza. En estos casos recomendamos ser operados en torno a los 5-6 años, antes de la incorporación al colegio y aprovechando la menor rigidez de los cartílagos, que permite que la remodelación sea más sencilla. La intervención a estas edades tan tempranas, no alteran el crecimiento de la oreja a medida que el niño vaya haciéndose mayor, motivo frecuente de preocupación de los padres. 

El único inconveniente de operar a los niños a estas edades tan tempranas es la necesidad de utilización de anestesia general. 

Adolescentes y adultos

Esta cirugía también se realiza a estas edades. En ocasiones los adolescentes siempre han llevado pelo largo para tapar el motivo de sus complejos y algunas mujeres adultas pelo largo y sin recogerlo por el mismo motivo. 

En estos pacientes la intervención se hará con anestesia local y sedación y requerirá algunas maniobras específicas para remodelar un cartílago más rígido que el de los niños.  

Técnicas Quirúrgicas

Esta intervención se hace con anestesia local y sedación o general , en función de la edad del paciente. La incisión la realizamos por detrás del pabellón auricular, de tal manera que queda absolutamente oculta y suele ser una cicatriz indetectable. 

Las orejas separadas son ocasionadas por dos circunstancias que habitualmente se combinan en los pacientes:

Exceso de concha

Es la zona de la oreja que está próxima al conducto auditivo externo. Cuanto mayor es la concha más se separará la oreja del resto del cráneo, sobre todo la zona inferior. En estos casos extirpamos una elipse de cartílago y en ocasiones suturamos el resto de concha a la parte posterior (zona mastoidea). 

Antehellix poco definido

El antehellix es un pliegue de la oreja que forma el cartílago auricular. Si está poco definido la parte superior de la oreja se separará del cráneo. En estos casos tendremos que dar forma al cartílago utilizando unos puntos de sutura permanente por la parte posterior de la oreja. Si el cartílago es muy rígido será necesario debilitarlo para conseguir la forma adecuada; para ello utilizamos una lima que debilita el cartílago por su cara anterior.  

¿Cómo será todo el proceso?

Primera consulta

En la primera consulta te realizamos una historia médica completa, recogiendo tus antecedentes médicos y quirúgicos de interés. Te exploraremos y valoraremos cuál es la causa de que tus orejas estén separadas. Comentaremos la técnica quirúrgica necesaria en tu caso.

Consulta preoperatoria 

En la consulta preoperatoria revisamos el estudio preoperatorio (analítica, electro…),  

Realizaremos fotografías preoperatorias que nos serán de gran utilidad para planificar la cirugía y consultarlas si es necesario durante la cirugía. 

El día de la cirugía 

Acudirás al hospital a la hora indicada en ayunas. Te ducharás antes de acudir al hospital y habrás tomado la medicación preanestésica, la noche previa a la cirugía y el mismo día de la misma, que te ayudará a disminuir la ansiedad preoperatoria y a mejorar el despertar. Tras la cirugía te ferulizaremos las orejas y colocaremos un vendaje ligeramente compresivo. Pasarás a la unidad de reanimación donde permanecerás habitualmente unos 45 minutos tras la finalización de la cirugía y posteriormente te llevarán a tu habitación. Si la intervención ha sido con anestesia local te podrás ir a casa en el día. Si ha sido con anestesia general te quedarás 24 horas ingresada. 

Primer día postoperatorio 

Al día siguiente de la cirugía te realizaremos la primera cura:  te retiraremos el vendaje, te curaremos las incisiones, te volveremos a ferulizar las orejas y empezaras a usar una cinta para sujetar las orejas mientas se establece el periodo de cicatrización. Podemos utilizar una diadema de tela lo cual permitirá que te incorpores a tu vida social de manera inmediata. La cinta la mantendremos 15 días todo el día y posteriormente 15 días más solo para dormir (para evitar doblar la oreja con la almohada) 

Realizamos revisiones en las semanas siguientes; posteriormente a los 2,4 y 6 meses en el momento que haremos las fotos postoperatorias y te daremos el alta definitiva. 

Conclusiones 

La otoplastia es una intervención quirúrgica que remodela la forma de la oreja y permite pegarla al cráneo Es una técnica muy segura con una tasa de complicaciones muy baja y una amplia experiencia. Es una cirugía con un elevado índice de satisfacción, incrementando la confianza y seguridad en si mismos de nuestros pacientes. 

CASO 1

PRE – POST

Tratamiento de los Lóbulos Auriculares

Orificios de los lóbulos rasgados

Es la alteración más frecuente en los lóbulos. Como consecuencia del uso de pendientes muy pesados, dormir con pendientes o tirones en las orejas realizados frecuentemente por los bebes, se produce un desgarro y elongación del orificio; esto ocasiona, además de un problema estético, la perdida frecuente de los pendientes. 

La solución es muy sencilla: se inyecta una pequeña cantidad de anestesia local. Se realiza un refrescamiento del orificio, es decir, quitamos una tirita de piel alrededor del orificio, tanto por delante como por detrás y en el espesor de todo el lóbulo. Damos unos puntos en la parte anterior del lóbulo que retiraremos a la semana y unos puntos en la parte posterior que retiraremos a los 10-15 días. Al mes la paciente se podrá rehacer unos nuevos agujeros en la zona del lóbulo que mejor quede. 

Si el desgarro llega prácticamente al borde del lóbulo o atraviesa el mismo, extirparemos una cuña incluyendo la zona desgarrada y cerraremos la zona de cuña extirpada. 

Lóbulos elongados

Los lóbulos con el paso del tiempo sufren un proceso de adelgazamiento y elongación. Ambos procesos producen un envejecimiento muy llamativo. 

Para tratar los lóbulos adelgazados podemos inyectar una pequeña cantidad de ácido hialurónico o de grasa del paciente (lipofilling). 

En el caso de los lóbulos elongados extirparemos, bajo anestesia local, dos zonas triangulares, una incluyendo el orificio, consiguiendo un gran rejuvenecimiento con una pequeña intervención quirúrgica. 

Lóbulos tras el uso de dilatadores

Como consecuencia del uso de dilatadores de los lóbulos, se produce una gran atrofia de los tejidos difícil de resolver.  

De las diversas técnicas quirúrgicas que existen para resolverlo nosotros recomendamos el refrescamiento de todo el orificio con un cierre vertical en la zona anterior y horizontal en la zona posterior.  

CASO 1

PRE – POST


Estaremos encantados de ayudarte a iniciar tu cambio.


Consulta virtual o telemática, no presencialConsulta presencial en el Hospital QuirónConsulta presencial en el Instituto Médico Láser


No quiero que almacenéis mis datos.

  1. Responsable de los datos: Dr. Ignacio Sanz
  2. Finalidad de los datos: Responder al formulario.
  3. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Arsys
  4. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.